Sin duda, la bebida por excelencia para ganar bienestar y salud es el agua natural. Empero, también existen otras opciones que si las ingieres, con moderación, forman parte de un estilo de vida sano, que te permiten verte y sentirte bien. ¡Conócelas!

  1. Café. En los últimos meses, tal pareciera que consumir café es malo o nocivo para tu cuerpo, pero no es así.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Harvard, quienes incluyen esta bebida tienen un efecto vasodilatador y preventivo en la aparición de enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2, así como ciertos tipos de cánceres.

Una taza de café contiene riboflavina (vitamina B2), ácido pantoténico (vitamina B5), manganeso, potasio, magnesio y niacina,  que mejoran tu salud cognitiva.

  1. Jugos naturales. Si bien es cierto que es mejor consumir la fruta entera que los jugos naturales, también es real afirmar que puedes consumir ocasionalmente estos jugos que te llenan de fibra, minerales y nutrientes.

La clave está en consumirlos máximo 10 minutos después de haberse preparado y que no contenga más de 4 porciones de fruta, es decir si vas a beber un jugo de naranja máximo 4 naranjas medianas y agrégale algún vegetal verde como las espinacas o nopales para potencializar sus beneficios.

  1. Las bebidas gasificadas se han asociado, de manera histórica, con efectos negativos para la salud.

Sin embargo, ciertos tipos de bebidas carbonatadas promueven beneficios particulares para tu bienestar, incluyendo hidratación y pérdida de peso.

      ¿La razón? Las burbujas de gas carbónico generan cierta irritación en la mucosa    gástrica, lo que detona la producción de jugos gástricos y en consecuencia, se acelera la digestión y metabolismo; siempre y cuando estos refrescos sean libres de azúcares.

  1. Vino tinto. Durante muchos años se pensó que esta bebida generaba sólo calorías vacías, pero diversos estudios demuestran que el consumo moderado de vino tinto mejora tu salud cardiovascular y retrasa el proceso de envejecimiento.

Investigadores de la Escuela Médica de Harvard revelan que tiene propiedades anti-envejecimiento, gracias al “resveratrol”,  que es rico en antioxidantes y enzimas, que generan capas protectoras en la dermis para aminorar el paso del tiempo.

Ten siempre presente que no existen bebidas “buenas o malas”, es cuestión de saber elegir y combinarlas con un estilo de vida saludable.

Por ejemplo, consumir vegetales crudos, hacer ejercicio, disfrutar las experiencias y gozar del sabor sin culpas, sin subir de peso y sobre todo, sin poner en riesgo tu calidad de vida es más que posible… #Eligebien